El otoño es una estación propicia para encender la lamparita de lectura junto al sofá, tomarse un café calentito y disfrutar de una buena lectura. Y como el gusto de cada lector es propiedad privada, seguimos encargándonos de que cada uno de vosotros tengáis opción de configurar vuestro contrato con la literatura, personal aunque transferible. Almudena ha querido incluir dos grandes de las letras en estas cuatro recomendaciones del mes de octubre, al igual que ofreceros la posibilidad de descubrir otros dos autores que hacen de la palabra un arte.

NACA259a_webTaksim, de Andrzej Stasiuk. Editorial Acantilado.

Dos amigos recorren el este de Europa con una camioneta desvencijada, siempre a punto de reventar y dejarlos tirados en la cuneta de alguna de las innumerables fronteras que cruzan para vender ropa de segunda mano de los países occidentales. Con una ironía mordaz, Andrzej Stasiuk traza el periplo de ambos personajes por los lugares más pobres y asombrosos, donde colocar sus prendas resulta cada vez más complicado a causa de la competencia de los productos chinos. Un apasionante cuadro de los márgenes de la sociedad de consumo en Europa, donde la vida cambia a una velocidad vertiginosa, y no siempre para mejor“. El este europeo, propicio siempre a las buenas letras, ha sido escenario últimamente de grandes tramas literarias. Stasiuk, de la mano de Acantilado, es uno de los mejores ejemplos.

29.-El-reinoEl reino, de Emmanuel Carrère. Editorial Anagrama.

Hace ya tiempo que Emmanuel Carrère ha acostumbrado a sus lectores a esperar de él lo inesperado, y en esta obra monumental, casi diríamos épica y sin duda radical, aborda nada menos que la fe y los orígenes del cristianismo“. Un tema bastante controvertido aunque “lo que a Carrère le interesa del cristianismo es su mensaje de transgresión de lo establecido y la desmesura de la fe. Y este libro provocador y deslumbrante es una indagación rabiosamente contemporánea sobre el cristianismo que nos habla de la perplejidad, el dogma, la duda, la redención y la construcción de una fe con mensajes rupturistas y extraños rituales“. Sí se espera de Carrère que su literatura sea inesperada, “en estas dos historias entrecruzadas sobre la fe se suceden abundantes personajes, episodios y reflexiones: la serie televisiva sobre muertos que resucitan en la que participa Carrère como guionista, la canguro ex hippie y amiga de Philip K. Dick a la que contrata, los bolcheviques con los que compara a los primeros cristianos, webs porno, visiones eruditas sobre las fuentes originales del cristianismo, la desaparición –¿resurrección?– del cadáver de Jesús…” ¿Bastante para entregarse de lleno? Creo que sí…

triestreTrieste, de Daša Drndić. Editorial Automática.

Trieste es una novela histórica en sentido estricto, de entre los hechos reales emerge la ficción. La autora no se centra en el pasado lejano, cuyas cicatrices cerraron siglos atrás, para construir una historia amable de buenos contra malos. Muy al contrario, profundiza en una herida todavía muy fresca, en la que las responsabilidades históricas están ampliamente repartidas (y no solo entre los gobernantes del momento, sino también entre la gente de a pie, los acostumbrados a mirar hacia otro lado). Los buenos no son tan buenos y los malos son terribles e inhumanos como solo el ser humano puede serlo. Trieste no nos cuenta historias de ornamentados y exóticos palacios de otro siglo, Daša Drndić novela las vidas de seres vestidos con nuestras mismas ropas, en lugares a tiro de piedra de aerolínea de bajo coste y cuyos hijos pasean a nuestro lado con nombres que son o podrían ser los nuestros. Drndić novela la historia, que no el pasado“. Una cruda historia sobre la ocupación nazi en el norte de Italia. Quedémonos con la última frase, en la que dice que la autora “novela la historia, no el pasado”. Muy tentadora…

9788490661406Teatro reunido, de Arthur Miller. Tusquets Editores.

Las mejores piezas teatrales de uno de los grandes dramaturgos del siglo XX. Con motivo del centenario del nacimiento de Arthur Miller, reunimos en un volumen las cinco piezas teatrales más importantes del dramaturgo: Todos eran mis hijos (1947), Muerte de un viajante (1949), Las brujas de Salem (1952), Panorama desde el puente (1955) y Después de la caída (1964). En las obras que integran este volumen, Miller abordó las conflictivas relaciones entre padres e hijos, y entre maridos y mujeres, así como la necesidad de vivir según unos principios morales y de asumir la responsabilidad social e individual que a cada hombre le toca, y en todas ellas supo reflejar las frustraciones de la sociedad contemporánea“. Quizá me enamoré, mientras estudiaba, de Muerte de un viajante, y así, Miller pasó a formar parte de mi vida. Cursilada a parte, este gran dramaturgo no defrauda nunca, y Tusquets ha hecho una gran labor recordando a uno de los grandes.

Cuatro grandes obras, cuatro grandes autores, y cuatro grandes editoriales. Octubre ofrece mucho más que la caída de las hojas… Que no caigan éstas, simplemente pásalas después de disfrutarlas.

Anuncios