Acudir a la librería Cosecha Roja es un gustazo, y más sabiendo que sales con unas cuantas recomendaciones que a lo poco van a ser joyitas. Bien, visitar la Llibreria Ramón Llull no se queda atrás. Siempre salgo de allí con un nombre de autor que no conocía, narrativas que ni encontraría por mí mismo aunque pasara varias horas explorando estanterías, editoriales desconocidas… Y es que Almudena sabe como hacerlo. Ayer, a sabiendas que iba a hacerle una visita, y puesto que el mes acaba de empezar, me tenía una pila de libros preparada para las recomendaciones de noviembre. He seleccionado cuatro de ellas, el resto, pasarán a la lista y aprovechando que diciembre es mes de regalo, colocaré una extensa lista para que la elección sea más elaborada. Aquí están las recomendaciones del mes:

fot_txt1443221877_grEl camino de los difuntos, de François Sureau. Editorial Periférica.

Periférica nos trae, para conocer la obra de este autor parisino, una brevísima novela sobre el terrorismo. Ambientada en la década de los 80, la justicia, la culpa, el perdón o la verdad son temas candentes que trata en la vida de un militante de ETA exiliado a Francia y que después del asesinato de Carrero Blanco, cree que si vuelve al Pais Vasco puede ser asesinado por el GAL. “El jurista François Sureau, uno de los novelistas franceses más prestigiosos del presente, tenía menos de treinta años entonces y se vio involucrado en distintos casos que, con el telón de fondo de conceptos como piedad, culpa o perdón, finalmente conformaron su idea de la justicia y de la verdad. Una novela autobiográfica que se puede definir con dos palabras que riman: brevedad e intensidad. Una obra bellísima y exacta.” Con una narrativa fácil de leer, según la crítica, Sureau se acerca al jurista que cada uno lleva dentro con una prosa fuerte, muy cercana, conviriténdole, según sus editores, en uno de los escritores más interesantes y singulares del panorama literario europeo.

fit-230x360Vuelo estático, de Jaan Kross. Editorial Impedimenta.

De lo mejor publicado. Así me lo describieron ayer. Con una buenísima labor de traducción de Consuelo Rubio Alcover, Impedimenta hace honor a su línea editorial y nos ofrece una novela de referencia de las letras estonias, de un Jaan Kross candidato varias veces al Nobel de Literatura, en la que “este imponente drama de emigración interior es, sin duda, uno de los mejores relatos de supervivencia jamás contados.” La historia de toda una generación a la que la impotencia ante una lucha por la independencia de su país les marcó de por vida. “La novela narra la vida de Ullo Paerand, un joven con una memoria prodigiosa que se ve obligado a sobrevivir ejerciendo profesiones tan dispares como las de periodista deportivo, fabricante de maletas o miembro del gabinete del primer ministro.Impedimenta apuesta por la gran literatura, y con Vuelo estático nos lo demuestra una vez más.

26La ley del menor, de Ian McEwan. Editorial Anagrama.

Con su mezcla de sabiduría arcana, intensidad emocional y, especialmente, su interés por los giros siempre misteriosos del corazón, La ley del menor es otra entrega notable de uno de los mejores escritores vivos”. Esto escribía Ron Charles en la crítica que hizo de La ley del menor para el Washington Post. “Ian McEwan despliega su destreza narrativa en una trama vibrante, protagonizada por una jueza del Tribunal Superior frente a una encrucijada: salvar la vida de un chaval de diecisiete años que necesita una transfusión de sangre o respetar su decisión y dejar que muera.” Luchar por mantener unida su familia, decidir entre la vida – un chico menor de edad que tiene leucemia – o la muerte – la creencia religiosa de sus padres, Testigos de Jehová – hacen de esta novela, a mi parecer, una de las más intensas narrativas que hasta el momento se han recomendado.

Quienasiteama_cubierta30agosto.inddQuien así te ama, de Edith Bruck. Editorial Ardicia.

En 1944, Edith Bruck, judía de origen húngaro, fue deportada a Auschwitz junto con sus padres y tres de sus hermanos. A pesar de su corta edad, su hermana Eliz y ella lograron sobrevivir y fueron trasladadas sucesivamente a Dachau, Christianstadt y Bergen-Belsen, donde las tropas estadounidenses las liberaron por fin en 1945. Edith volvió a Hungría para reunirse con los pocos familiares que le quedaban y a continuación, tras una temporada en Checoslovaquia, embarcaría hacia el recién creado estado de Israel.” Ardicia nos presenta así una narración que no se limita sólo a la experiencia en los campos, sino que también trata los años anteriores a la deportación, así como la hostilidad en una Europa castigada por la posguerra. A partir de Quien así te ama, la autora adoptó la lengua italiana para distanciarse emocionalmente de esos años de sufrimiento.

Cuatro grandes libros, cuatro grandes autores. Unas recomendaciones muy a tener en cuenta. Nos vemos en las próximas.

Anuncios