PájarosquemadosHablar de personajes, de escenarios y de tramas, eso es lo que hacemos con bastante frecuencia en las páginas literarias, sean profesionales o no. El lector muchas veces no detecta el momento “mente en blanco” que, al menos un servidor, sufre cuando finaliza la lectura de una novela y siente que debe escribir sobre ella, pero no sabe ni qué decir ni cómo expresar. Pongamos como ejemplo Pájaros quemados, de Juan Bas. He terminado su lectura y me acompaña el fantasma de la indecisión, de las palabras que no salen y de la mirada fija en la pared que ahora mismo tengo enfrente, y que me conozco hasta el mínimo detalle. Mi deseo ahora mismo sería que el mismo autor me perdonase esta sequedad, pero me niego rotundamente a hablar sobre los Pájaros quemados.

Me niego porque los personajes son unos canallas que hacen que te cuelgues de ellos, que les persigas allá donde vayan porque no puedes llevar una vida lectora sin ellos. No necesitas que te los presenten, ni que te digan cómo son o cómo dejan de ser. La frescura de su delincuencia, con clase derivada de la banca nacional, o vestida con modelos de grandes diseñadores no está reñida con la astucia barriobajera de timadores corruptos, habitantes del puro lumpen cañí. El destino es un sinvergüenza que une a cada uno de ellos a modo “Dios los cría y ellos se juntan”, utilizando ese humor característico del azar clase “A” que hace que un mes de agosto se agobiante y sucio. Sí, me niego a hablar de ellos, porque ellos se bastan para definirse al más puro estilo negro, al más puro estilo Bas.

El destino es un sinvergüenza que une a cada uno de ellos a modo “Dios los cría y ellos se juntan”, utilizando ese humor característico del azar clase “A” que hace que un mes de agosto se agobiante y sucio

No solo por los personajes. También el paisajismo no necesita presentación alguna. Menudo atrevimiento la del autor a crear una escenografía tan real y tan variada, no menos burda, que hace que el “pollito frito” de Ladis, después de un baño en una balsa de mugre, parezca un manjar más que apetecible. No creía capaz a nadie de plasmar con tanta crudeza la escatología que presenta la bajeza social de algún que otro paraje social. Y ni hablar de la coralidad, señores. Microrrelatos desembocando en una solución atizonada, en la que el azar vuelve a coger la batuta y que el atrevimiento del autor transforma en una historia magna, sencilla, que tapona todos los sentidos del ser humano, convirtiendo lo increíble en veracidad.

Pero la gran osadía por parte del señor Bas es la realidad. Política corrupta, preferencias bancarias, mafia étnica y delincuentes fugados se cruzan con religiosidad pederasta, parados transportistas de muerte, prostitutas de póquer y vacaciones árabes. Pájaros quemados ha sido ese cóctel que el autor ha preparado con mucho hielo y ha servido en copa de margarita, con ese toque ácido, amargo y salado de representar lo peor que puede existir en este país – sí, España, osado el señor Bas, aquí no ocurre nada de eso – y aderezarlo en color negro. Claro está que esa bebida no podría beberse sin un loro que te escupa cada cinco segundos eso de “Pollito frío” cada cinco segundos. Bueno, ahora está en silencio, premonición de lo que se viene encima. Tormenta de nubarrones muy negros.

Un servidor espera que haya quedado claro el porqué de la negación inicial a hablar de esta novela. Leerla ha sido suficiente. Quizá debería haberme atado las manos y así impedirme teclear. Más que nada porque decir que Pájaros quemados es de esta manera, de otra, o que tiene más, o tiene menos, es caer en saco roto. Porque Pájaros quemados no se describe. Se lee. Y no hay más. Preguntad a Juan Bas, y veréis. Sobre todo, se lee. Sin duda alguna.

Rubén Soriano

MML

Pájaros quemados

Juan Bas

Editorial Alrevés

Podéis encontrar la ficha del libro en la página de la editorial en este enlace.

Anuncios

2 comentarios en “Pájaros quemados. Una novela como el tizón. Juan Bas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s