cubiertacontrase–abuen comport.inddBuen comportamiento. Desde nuestro primer recuerdo, estas dos palabras han viajado a nuestro lado como parte de nuestra personalidad adquirida. Tanto en la educación como en el día a día, han guiado nuestros pasos y nuestros avances hasta definirnos como seres humanos, nuestra marca personal, siempre diferente en cada uno. Pero quizá esa marca se difumina cuando otros aspectos de la cotidianidad van apareciendo a medida que vamos evolucionando, y determinan el significado de esas dos palabras, primero individualmente, para convergen en un todo distorsionado de su propósito original. La semántica de bueno se pluraliza, provocando una ampliación en el abanico de variables posibles en el entendimiento de qué es el comportamiento en sí. Quién dicta las normas para establecer un comportamiento aceptable, o qué se puede considerar bueno en un comportamiento, es probablemente lo que debemos considerar. Viajamos hasta la sociedad angloirlandesa de mediados de siglo pasado para vivir una decadente apreciación del comportamiento, aristocrático, y en desuso, pero vital en el pragmatismo social.

Molly Keane retrata una aristocracia a menos, fruto de la apariencia y el intento por igualar a su prima hermana británica. Para ello le da el protagonismo a una chica de valores cuidados, representación magnánima de la complejidad personal de aquel que no es nadie, nada más que soledad bajo filtros acomplejados. Aroon, hija de una familia de la alta sociedad, narra sus recuerdos de lo que fue su vida, de sus complejos, de su ignorante percepción de la realidad, todo ello como si fueran piezas de un disfraz del que no quiere despojarse. Retrata una vida superficial, dedicada a las carreras de caballos, a la pesca, y a los bailes de sociedad, y de la cual la protagonista quiere en realidad huir, con un simple objetivo: el de existir como ser humano.

Un sinfín de melancólicas respuestas a la única hazaña cuestionable que la sociedad aristócrata ha promulgado en el último siglo: el decadente hundimiento de la opulencia gratuita, de la mentira de altos vuelos y de la pobre vida sin motivo

Una narrativa soberbia que la autora ha sabido utilizar para reflejar cada uno de los puntos fuertes de la hipocresía, la mentira y los secretos que cada uno de los personajes pasea por las páginas de Buen comportamiento. La indiferencia de una madre a la que solo le preocupa la decoración exagerada de la mansión, para la que el sentido de la familia está varios peldaños por debajo de la apariencia social; un padre herido en la guerra al que solo le preocupan las carreras de caballos, la caza, y las mujeres ajenas a su matrimonio; un hermano que apunta maneras en dirección contraria a lo que los puristas de la sociedad consideran normal; y una hija, protagonista, que lucha por ser visible, por encajar, por amar, y que se esconde tras la cortina de la ignorancia y el sufrimiento, la vergüenza. Elementos que confeccionan un puzle de escasas piezas, pero de tamaño desproporcionado, y que agrupan un sinfín de melancólicas respuestas a la única hazaña cuestionable que la sociedad aristócrata ha promulgado en el último siglo: el decadente hundimiento de la opulencia gratuita, de la mentira de altos vuelos y de la pobre vida sin motivo.

Soberbia narrativa, como digo, por tensar la cuerda de la semántica. Molly Keane ha transformado la narrativa de decadencia en costumbrismo crítico e irónico. Suavidad en maneras, incisiva en metáforas, Buen comportamiento es un claro ejemplo de la literatura con sentido. Todo un viaje en el que nos vestimos con las telas más valiosas, las joyas más admiradas, copa del brandy más exquisito en mano, y paseamos junto a los peores miedos que el ser humano pueda temer. La soledad. La exclusión. Títeres de las normas. Dejo la pregunta en el aire: ¿Buen comportamiento? El de Molly Keane, excepcional.

Rubén Soriano

MML

Buen comportamiento.

Molly Keane.

Editorial Contraseña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s