600000294b“Ahora todo ha terminado y sé que moriré en la cárcel. En cierto modo lo acepto porque forma parte de las reglas del juego. El juego del espionaje es así, cada uno tiene sus versiones y las versiones no siempre encajan ni explican la realidad. La realidad nunca se conoce, porque la versión de cada uno cambia toda la historia.”

Hay muchas maneras de entender la literatura de espionaje, quizá por el hecho de que la misma historia, el aire que se respira leyendo una novela de espías, contamina la percepción y lleva al lector mismo a convertirse en algo más que un agente de contraespionaje. Las versiones de los hechos se transforman en una red de conspiraciones e intereses que revuelven más los conflictos, más bien internos, en las relaciones entre las organizaciones de investigación. Si nos alejamos una prudencial distancia de las tramas convencionales en la literatura de género, y nos situamos en las diferentes versiones de un mismo caso de espionaje, la sensación de caos en la relación realidad-ficción de lo que se está narrando aumenta de manera mucho más que considerable. Bastan tres versiones para armar el desastre burocrático. O cuatro. La cuarta, de la mano de Antonio Manzanera. Un autor que da caza a su peculiar Octubre Rojo con la versión más pura del caso Yurchenko: La tercera versión.

Un tema central a simple vista: el coronel de la KGB Vitaly Yurchenko deserta en la embajada de los Estados Unidos en Italia. A partir de ahí, el mundo del espionaje cae en un frenético e inesperado desajuste administrativo, organizativo y cooperativo del cual va a ser complicado salir airoso. Para ello, algo necesario y de vital importancia: la verdad sobre qué ha ocurrido. La CIA, el KGB, el FBI harán lo posible por descubrir realmente la intención, el interés, y las consecuencias que pueden ocasionar semejante bomba. Una trama que por sí sola ya promete desvelar las características de una buena novela de espionaje. Solo que no es una narración de una historia. Son tres las narraciones de un mismo hecho y que dota a La tercera versión del poder que realmente tiene la novela. Antonio Manzanera dispone de tres registros, cuatro si sumamos la última parte, para afianzarse al lector y hacer que necesite saber qué realidad hacer suya. La maestría con la que Manzanera utiliza el interrogatorio, la entrevista, la conversación coloquial y la narración breve, envuelve una misma trama y la convierte en cuatro distintas, gozando de la independencia narrativa dentro de la similitud argumentativa.

El ritmo de La tercera versión demuestra una vez más el dominio de documentación del autor, ya demostrado en sus anteriores obras. Pero el reto que se le presentaba en esta ocasión era adecuar el tono a los diferentes registros en la novela. La perfección en el lenguaje en cada una de las partes, la solvencia estilística, sin abusar de giros metódicos, siempre acercándose a la cotidianidad lectora, hacen de la lectura de La tercera versión un viaje a las entrañas del espionaje internacional, añadiendo el toque perfecto con su intervención directa en la trama. Ese toque perfecto con el que pone en punto de mira las verdaderas intenciones de lo que actualmente son los Servicios Secretos de cada país.

La elegante ironía con la que Manzanera trata un tema tan actual como es el espionaje coloca, mediante la ficción realista, a los intereses personales dentro del sistema como punto de ignición. En La tercera versión admiramos cómo puede una intención volver en su contra todo un servicio de espionaje, y cómo dentro de un mismo sistema los intereses propios y las supremacías organizativas y administrativas influirán en la destrucción de la confianza, la lealtad, y la moral de sus propios miembros. Una ironía literaria de la mano de la sencillez, el ritmo perfecto, y el dominio de las versiones. Literarias, por supuesto.

Quizá La caza del Octubre Rojo sea un buen regalo. De momento, ha sido más que un regalo leer La tercera versión. El espionaje literario de Antonio Manzanera supone un placer dentro del género negro, que al menos a un servidor, le deja un exquisito sabor de boca.

Rubén Soriano

MML

La tercera versión

Antonio Manzanera

Umbriel Editores

Creo que sería interesante echarle un vistazo al booktrailer de La tercera versión: Pinchad aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s