angelus01Tres temáticas como son el arte, la historia y la religión han ido muy unidas en los últimos años en el mundo literario, y en definitiva, en todo ámbito editorial para deleite de empedernidos lectores amantes del género histórico. No es de extrañar que los más afamados y extraordinarios artistas del pincel de todas las épocas, junto con la clase eclesiástica de alto rango se presten a protagonizar tanta novela, unas mejor leídas, y en otras peor parados, que siguen surgiendo en el mercado de las letras. Eso pensé cuando cayó en mis manos Ángelus, y presté mis cinco sentidos a asumir cada una de sus páginas. Pero lo que sí me cogió por sorpresa es que, desde que empecé a leer la novela, intuí que realmente iba a necesitar los cinco sentidos para disfrutarla.

Desde una documentación precisa y extensa, Jorge Iglesias Manzano nos ilumina un camino a seguir a través de la historia y del arte, sucumbiendo inconscientemente al paladeo de gran cantidad de nimios detalles que componen un todo en la gran aventura que significa la novela. A pesar de los desarrollados párrafos con denso vocabulario, el autor procura dejar cada momento de la historia en manos de la comprensión de cualquier lector, sin dejar cabos sueltos ni momento alguno olvidado en cuestión de repasar una historia conocida por pocos entendidos, y desapercibida para la gran mayoría. Una verdadera clase magistral sobre el mundo de la pintura digna de mención que hará que el lector descubra el puro amor por el arte. Acompañamos a un padre jesuita (Bruno Almeida), una profesora de arte (Claudia Bartoli), dos altos cargos de la curia vaticana (Jack Huston y Marco Schiavone) y a dos ex-agentes del ejército rojo ruso (Renzo Acosta y Andrew Cobain) en una lucha por la búsqueda de la verdad y la posesión del poder, una lucha que dos grandes de la pintura española (Pablo Picasso y Salvador Dalí) comenzaron al final de la Guerra Civil española por preservar el tesoro artístico más grande de la humanidad.

A lo largo de las casi setecientas páginas de Ángelus, el lector disfruta de un amplio conocimiento de cada momento histórico vivido, una descripción al detalle de cada obra artística nombrada, así como un viaje a través de los parajes más insospechados de Suiza, Italia, España y Estados Unidos que traslada cada imagen geográfica plasmada en las páginas a su mente, disfrutando de una sensación más que real de vivir la acción en cada uno de esos lugares. Si a todo este atractivo añadimos una filtración de intriga durante toda la historia, mesurada y con una cadencia rítmica adecuada (a veces desesperante, si se me permite la puntuación), convertimos a Jorge Iglesias Manzano en un escritor ducho en género, ritmo, tono y vocabulario. Los saltos temporales debidamente asociados con el hilo narrativo hacen de Ángelus una novela vivida en doble perspectiva, sin perder el orden de los hechos acontecidos. Y esa intriga viene protagonizada por la no ocultación del verdadero origen, todo es lo que parece, sin rodeos, cada uno de los personajes vive su historia en una posición concreta, motivo por el que el autor necesita de una gran concentración lineal en los hechos y en los tiempos. Mantiene esa línea de intriga hasta el final, conservando la atención del lector en su punto álgido al que se llega desde las primeras páginas.

La dualidad no solo está presente en la novela en aspectos temporales. Parte de la intriga está alimentada por conflictos personales de cada uno de los personajes. La lucha por encontrar la verdad y la impartición de justicia acarrea batallas individuales en los que la moralidad, la fe, el amor (y no solo por el arte) comparten campo de juego y humanizan más si cabe el propósito argumental de la novela. El dilema del protagonista jesuita por no saber qué camino escoger para continuar su vida, la doble moralidad de la curia vaticana, hacen que Ángelus vaya más allá de una historia de arte y religión. Posiblemente estos enfrentamientos hacen que el lector profundice más en su interés por conocer la realidad en la siguiente página, consciente de que al doblar la hoja le espera mucho más que una simple historia. Lo más sorprendente de Ángelus es la estructura radial de la historia, todo gira alrededor de un punto principal, un punto que no está definido, ya que es el lector quien decide dónde empieza la historia y en qué punto termina. Jorge Iglesias Manzano aporta una visión completa de la historia, del arte, de la religión, de los sentimientos, con el sobrenombre de intriga. El lector, hace el resto. Una búsqueda de la verdad a través de mentiras, falsificaciones, espías, y un afán por conseguir la paz personal y moral.

No cabe, a mi parecer, ningún tipo de duda. Ángelus va más allá de la narrativa histórica. Una lección de arte con mayúsculas, una clase magistral de historia, y una profundización en la moralidad a través de la intriga, en la que el autor llega incluso a ir más allá de las letras. Aquí os dejo un enlace sobre el arte de uno de los protagonistas de Ángelus que llegó hasta la meca del cine y que también se señala en la novela. Creo que no deberíais perderos a “Star Wars meets Dalí“, Dalí y George Lucas trabajando juntos.

Y el Ángelus ya me acompaña, una gran novela, sin duda.

Por si necesitáis más, aquí os dejo el Booktrailer del lanzamiento de Ángelus en versión digital. Ya está en formato e-book.

Ángelus
Jorge Iglesias Manzano
Editorial Good Books

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s