Cosecha Roja. Hard-boiled en estado puro. Dashiell Hammett

9788420653563-copia

9788420653563Gran debate el que lleva por centro temático delimitar géneros como el negro. Quiénes son los padres, dónde empieza y acaba el noir, todo son cuestiones calificables. Pero lo que sí es cierto es que todos los detalles que conforman tales etiquetas, a la hora de designarlas, son todo aquello que se descubre página a página, leyendo. Probablemente estemos ante el ejemplo más claro de lo que acabo de escribir, un ejemplo «hervido hasta endurecer» en su completación. Considerado como uno de los padres del hard-boiled en estado puro, Dashiell Hammett reúne todo lo que se debe reunir a la hora de producir literatura de género, además de calidad narrativa y elegancia artística literaria. Cosecha Roja no es más que el producto perfecto, siendo su primera novela, publicada allá por el 29, de un género que ha sido repudiado por muchos y alabado por bastantes más. Bienvenidos al hard-boiled rojo, y negro.

Acostumbrados a la perfección detectivesca, al policía «atrapa-malos», nos encandilamos del modo de actuar del protagonista —aunque más adelante debatiremos quién de todos los personajes debe ostentar el título—, demostrando, con menos ficción que realidad, que esa moralidad tajante de una investigación debería alojarse en la imaginación de solo unos pocos. Estamos en una época difícil, y no hay ser humano que no la sufra y que haga lo que esté en su «jodida» mano para que no sea así. Y es que Cosecha Roja huye de los Holmes y baja de las nubes en una investigación, receta del detective protagonista y fajo de billetes mediante, y que costará al lector decidir quién soborna a quién, o quién «jode» a quién. Me viene a la memoria una coletilla bartlebiana al estilo «preferiría no hacerlo» para esta especie de escrito literario; y es que, señores, no olvidemos que es un hard-boiled.

Hace unos pocos días asistí a un club de lectura y se habló precisamente de Cosecha Roja. El debate que más exaltó a las masas en la reunión fue el hilo de la trama. Lo imaginan, supongo. Una femme fatale de quitarse el sombrero que, además de amainar el protagonismo —en el buen sentido, no vayamos a crear cruces—, complementa el ya asignado al agente. Una mujer directa, real, superviviente, dura, y que es la única que se atreve con una descripción del detective a modo de «pss, no sé… Quizá sea el único que valga la pena». Gran mujer, resultado de un gran creador de personajes, que tiene las agallas de fulminarlos habiéndoles nombrado y eliminando cualquier descripción sobre ellos. ¿A quién le hace falta? El pope Hammett puede con eso y con más, dando utilidad a esos diálogos veloces más allá de la mera comunicación. Porque velocidad no falta, y el color rojo tampoco, metáfora en mano. Y es que, señores, no olvidemos que es un hard-boiled.

COSECHA ROJA huye de los Holmes y baja de las nubes en una investigación, receta del detective protagonista y fajo de billetes mediante, y que costará al lector decidir quién soborna a quién, o quién «jode» a quién

Ley seca, gran depresión, sangre supuesta y balas perdidas. Dashiell Hammett burla al argumento tradicional. Sí, es cierto, hay argumento. Pero, ¿cuál? Realidad ficticia —aunque contradictorio, abran mentes, posible de comprender—. Qué importa cuántos mueran, o quién sea el malo. Pueden serlo todos o que todos tengan sus razones para serlo. Cosecha Roja abrió en su momento las ventanas a la calle y aún no se han cerrado. Mezcla de violencia, atracción implícita y corruptelas a niveles conscientes pero insospechadas, contrastan con un lenguaje digno de admirar, síndrome de intencionalidad más allá del pulp en las altas esferas. Y he de admitir que soy de la opinión que las ediciones de esta gran novela han contribuido al placer de la admiración. Y es que, señores, no olvidemos que es un hard-boiled.

Cosecha Roja. Dashiell Hammett. Pulp. Ficción de explotación. Violencia extrema. Asesinatos —que no pocos, aunque algunos opinarán que no demasiados—. Ley seca. Corrupciones varias e intensas. Añado de mi «cosecha» una etiqueta más: maravilla literaria que este señor tuvo lo que había que tener en aquella época para ofrecerla al mundo. Y es que, señores, no olvidemos que es EL hard-boiled.

Rubén Soriano

MML

Cosecha Roja

Dashiell Hammett

Alianza Editorial

En este enlace accederás a la ficha del libro en la página de la editorial